Hakim El Kadiri & Oskar Zięta, a la vanguardia del reloj de pulsera

Spread the love

Madrid, España._Ordenadores, móviles, microondas…La hora está por todas partes, pero los relojes se niegan a desaparecer.

“Resisten pegados al cuerpo: más cerca de nuestra identidad que de la precisión horaria”, explica el ingeniero Hakim el Kadiri.

Cuenta que su propia biografía —hijo de marroquí y de suiza— le ha servido para interesarse por lo inesperado. Con 17 años comenzó a estudiar mecánica en Suiza.

Tras dedicar dos décadas al mundo de las máquinas, quiso acercarse a un ámbito que combinara mecánica y creatividad. Hoy es responsable de producto de la firma de relojería Rado.

Fue suya la idea de convertir los relojes en símbolos apartándolos de los férreos códigos de las casas tradicionales y acercándolos al mundo de los diseñadores de producto. “Ante un reloj, un diseñador habituado a hacer muebles siente temor: están acostumbrados a trabajar los metros, pero en una esfera pasan a ocuparse de los milímetros”.

El arquitecto polaco Oskar Zięta ha sido su último invitado a reinventar el reloj de pulsera. Le precedía un currícu­lo de paradójicos muebles, pabellones y hasta puentes realizados con finas láminas de aluminio pulido sometido a una tecnología que les confiere un aspecto inflado y multiplica su resistencia. ¿Cómo trasladó Zięta esa paradoja a un reloj?

El modelo True Face no tiene más marcas que dos agujas sobre una esfera reflectante ligeramente cóncava que captura y reinterpreta el movimiento del contexto.

Aquí la precisión ha cedido espacio al símbolo. El Kadiri ha encontrado lo inesperado. Zięta lo resume: “Los relojes ya son máquinas, son arte para el cuerpo”.

Fuente: www.jornadapolitica.org/elpais

Autor entrada: www.jornadapolitica.org

Somos un medio de comunicación digital, cuyo único objetivo es mantenerles informado del acontecer politico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *