Pena de muerte Alabama ejecuta al preso más viejo condenado a muerte en EE.UU. en los tiempos modernos

Spread the love

Estados Unidos._El estado de Alabama (Estados Unidos) ha ejecutado este jueves  por el asesinato de un juez con un paquete bomba al anciano Walter Leroy Moody, de 83 años y que se ha convirtido en el recluso de más edad en ser sentenciado a muerte desde la reinstauración de ese castigo hace más de cuatro décadas.

A Moody lo han declarado muerto a las 20.42 hora local (01.42 GMT del viernes) tras recibir una inyección letal en la prisión Holman de Atmore (Alabama), según ha notificado el Departamento de Correcciones de ese estado sureño.

Moody fue condenado en 1996 por el asesinato en Alabama del juez Robert S. Vance, del tribunal del undécimo circuito de apelaciones, con jurisdicción en Alabama, Florida y Georgia.

El 16 de diciembre de 1989, Vance estaba sentado a la mesa de su cocina cuando abrió un paquete con una bomba que explotó con gran fuerza, causándole la muerte en el acto e hiriendo de gravedad a su esposa.

Obsesionado con vengarse del sistema judicial

En su juicio, los fiscales describieron a Moody como un hombre meticuloso obsesionado con vengarse del sistema judicial.

Moody, que estudió Derecho, supuestamente sentía un fuerte rencor contra la Justicia porque el tribunal de apelaciones del undécimo circuito, del que formaba parte Vence, se negó a desestimar la pena a la que fue condenado en 1972 por poseer una bomba, lo que le impidió practicar la abogacía.

nullWalter Moody.

Según los investigadores, después de asesinar a Vance, Moody perpetró más ataques con bombas para hacer parecer que el Ku Klux Klan (KKK) estaba tras la muerte del magistrado.

En diciembre de 1989, Moody envió por correo un total de cuatro bombas, una de las cuales causó la muerte de Robert E. Robinson, un abogado y activista afroamericano de Savannah (Georgia) que luchaba por los derechos civiles de la comunidad negra.

También se ha vinculado a Moody con dos bombas que fueron interceptadas antes de estallar y que tenían como destino la oficina en Jacksonville (Florida) de la Asociación Nacional para el Avance de los Pueblos de Color (NAACP), la principal organización del país para la defensa de los derechos de los afroamericanos.

Octavo ejecutado este año en Estados Unidos

Las autoridades afirman que esas bombas tenían como objetivo despistar a los investigadores y hacerles pensar que los crímenes tenían motivos raciales.

Moody fue primero condenado en 1991 en una corte federal a siete penas de cadena perpetua y a pasar más 400 años en prisión.

Posteriormente, en 1996, a nivel estatal fue sentenciado a muerte por el asesinato de Vance.

La ejecución de Moody estaba programada para las 18.00 hora local (23.00 GMT), pero fue pospuesta unas dos horas por orden del Tribunal Supremo, que acabó rechazando un recurso de la defensa.

“Moody ha pasado buena parte de estas tres décadas tratando de escapar de la justicia. Hoy los recursos del señor Moody por fin llegaron a su legítimo final. La justicia ha sido servida”, consideró en un comunicado el fiscal general de Alabama, el republicano Steve Marshall.

Moody ha sido el octavo ejecutado este año en Estados Unidos y el primero en Alabama. Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte en 1976, 1.473 presos han sido ejecutados en Estados Unidos, 63 de ellos en Alabama.

Fuente: www.jornadapolitica.org/efe

Autor entrada: www.jornadapolitica.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *