Muere Bernardo Bertolucci, el último gran maestro del cine italiano

Spread the love

Roma,Italia .- El cineasta italiano Bernardo Bertolucci, relevante figura de la cinematografía italiana de la segunda mitad del siglo XX, con obras como “El último tango en Paris”, “Novecento” o “Los soñadores”, falleció en Roma a los 77 años, informaron los medios de comunicación italianos.

Poeta, productor, guionista y director estaba considerado el último “gran maestro” del cine italiano al firmar grandes obras maestras como “El último emperador” con la que ganó el Óscar a mejor director, entre otros, en 1987.

Entre otros galardones, también ganó una Palma de Oro honorífica en 2011 en el festival de Cannes por el conjunto de su carrera.

Bertolucci nació en Parma en 1941 y estudió en la Universidad de Roma, época en la que trabajó como asistente del director Pier Paolo Pasolini, un ícono de su generación.

Su debut en el cine llegó en 1962 con la película “La cosecha infértil (La Commare Secca), en medio de una era dorada del cine italiano resurgido tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, y se destacó luego con “Antes de la Revolución” (Primea della revoluzione, 1964) y el “El Conformista” (1970).

Autodenominado ateo y marxista, plasmó muchas de sus ideas en sus películas y pronto se convirtió en un referente del cine italiano en medio de un boom global liderado Federico Fellini, Luchino Visconti, Roberto Rossellini y el mismo Pasolini, entre muchos otros.

En 1972 dirigió la controversial “El último tango en París”, con las actuaciones de Marlon Brando y María Schneider, y cuatro años después filmó uno de sus principales éxitos, “Novecento”, una épica de más de cuatro horas y un elenco internacional liderado por Robert de Niro y Gérard Depardieu.

Con “El último emperador”, un drama biográfico sobre la vida del último emperador de China, ganó en 1987 un total de nueve premios Óscar, incluyendo mejor director y mejor película.

Sus dos últimas películas fueron “Tú y yo”, en 2012, y “Los soñadores”, en 2003.

Fuente: Listín Diario

 

Autor entrada: Nancy Soriano Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *